Sakamura y los turistas sin karma / Pablo Tusset

Editor: 
Destino,
Año: 
2017
Lengua: 
Tipo de ejemplar: 
Tipo de usuario: 
Autor: 
Tusset, Pablo (1965-)

El novelista Pablo Tusset es también conocido como David Cameo, aunque en su DNI figura como David Homedes Cameo, nacido en Barcelona, en 1965. Aparte de que es informático de profesión nada más se sabe sobre su vida personal.
Se da a conocer como Pablo Tusset enviando el original de su primera novela a distintas editoriales hasta que Lengua de Trapo la publica en 2001​. Lo mejor que le puede pasar a un cruasán gana el Premio Tigre Juan a la mejor primera novela del año, es traducida a varios idiomas y adaptada al cine con título homónimo en 2003 por Paco Mir.​
Pero esta notoriedad conlleva la obligación de conceder ruedas de prensa y entrevistas, lo que no parece agradar a su autor. La promoción de su segundo libro se limita a una autoentrevista que se concede a sí mismo bajo el nombre de José Antonio Santaló por encargo del suplemento El Cultural, en la que desarrolla su característico sarcasmo contra si mismo.​ En el nombre del cerdo (2006) está ambientada entre Nueva York y Cataluña y es una obra más compleja y ambiciosa que la anterior, recibiendo una acogida desigual.​
En febrero de 2009 aparece Sakamura, Corrales y los muertos rientes, parodia de novela negra y sarcástica caricatura de la política española, quizás su libro más cómico.​ Oxford 7 (2011), su siguiente trabajo, constituye una sátira sobre el mundo contemporáneo camuflada de ciencia ficción soft que le confirma como fabulador.​
Como Pablo Tusset evita todo contacto con la prensa, emulando conscientemente a J. D. Salinger o Traven.​ De hecho, tanto en la autoentrevista de ese mismo año citada más arriba como en las reseñas biográficas que figuran en sus libros, no se proporciona información objetiva alguna sobre el autor, pero sí queda expresada con claridad, a través del chiste, su posición crítica sobre el mercado editorial y el mundillo literario, cuya compañía elude cuidadosamente.​ 2014 significa un año de cambios: no sólo se enfrenta a la prensa para presentar su nueva obra, Franz y Greta, sino que abandona su popular seudónimo para firmar ésta como David Cameo, lo que explica afirmando que "es una novela diferente en la que buceo en lo oscuro del ser humano, y para esto no me sirve el sarcasmo de Pablo Tusset".
2017 ha supuesto la vuelta de Tusset y de Sakamura en otra sarcástica novela negra instalada en el futuro más actual.

Empieza el verano en Barna City, la capital turística de Extrema Europa. Un titular salta a los medios: "Turistas japoneses atacan a ancianos y niños en el parque acuático de la Sagrada Familia". Arde Twitter, prende entre los nativos la fobia anti japonesa, la comunidad nipona se esconde en los hoteles, y la opinión pública aún no sabe que los agresores no son dos simples japoneses enloquecidos, sino algo más inquietante.
Investiga el caso el ex inspector y maestro zen Takeshi Sakamura, que el día de su ochenta y cuatro cumpleaños tendrá que buscarse a un ayudante que le traduzca del occidental al japonés y lo asista para navegar por la «internet moderna». En el Club Canábico Gaudí entrará en contacto con la generación millenial y conocerá la rara belleza de Lilith, una hacker mercenaria y cazadora de psicópatas que vive en simbiosis con su gato Telefunken.
¿Lograrán desvelar la trama urdida por el super villano más impertinente que habita la ciudad? La pregunta sólo parece retórica: los buenos no siempre merecen ganar, ni siquiera en Barna City.

Sakamura y los turistas sin karma es la vuelta del homenaje sarcástico a la novela negra por parte de Tusset, a través del policía y maestro zen octogenario. Después del profundo contraste con el cabo Corrales, ahora tenemos un remedo barcelonés de cierta hacker sueca, acompañada por un gato policía, perfecto novio para la gata Holmes de Jirō Akagawa. Un conjunto de guiños a los iniciados en el género policíaco.
Pero más allá del relato negro, está el sárcasmo de la realidad sociopolítica actual, muy presente en los futuros inmediatos o lejanos de Pablo Tusset. La acción se sitúa en una Barna City posmoderna con un Tobogán Inconcluso de la Sagrada Familia, una estación Okupas de Sants y un renovado callejero rockero (el paseo Elvis King, la rambla Bruce Springsteen, el pasaje Ziggy Stardust). Con un supervillano atacando el turismo, aparece un costumbrismo crítico, reforzado por el distorsionar del mundo a través del jugueteo verbal: Hospital Cínico, Mola et Labora, Club Cannábico Gaudí, Asociación Jodemos...