Centenario del Acuerdo Sykes-Picot

El acuerdo Sykes-Picot fue un pacto secreto entre Gran Bretaña y Francia, con el consentimiento de la Rusia imperial, para el reparto de los territorios del Imperio Otomano en Oriente Próximo tras la Primera Guerra Mundial. Ratificado por ambos gobiernos en mayo de 1916, el acuerdo estipulaba que, pese a las promesas realizadas a los árabes a cambio de su levantamiento contra los turcos, los actuales Siria, Irak, Líbano y Palestina se dividirían en áreas administradas por británicos y franceses. Finalmente, en la Conferencia de Paz de París (1919) se optó por un reparto de territorios entre británicos y franceses bajo la forma de mandatos de la Sociedad de Naciones, lo que en la práctica era un proceso colonizador.

Dada la derrota eventual del 1918 y la subsiguiente partición del Imperio otomano, el acuerdo efectivamente dividió las provincias árabes de los otomanos fuera de la Península Arábiga en áreas de influencia y control de los británicos y franceses y se propuso una "administración internacional" para Palestina. Los británicos formaron el Mandato británico de Palestina entre 1920 y 1948 y el Mandato británico de Irak desde 1920 hasta 1932, mientras el Mandato francés de Siria y Líbano duró desde 1923 hasta 1946.

El acuerdo toma su nombre de sus dos principales negociadores, Sir Mark Sykes (consejero del Gabinete británico de Asuntos de Oriente Medio) y François Georges-Picot (diplomático francés). Mantenido en el más estricto secreto, tras el triunfo de la Revolución Rusa el acuerdo fue divulgado en los diarios Izvestia y Pravda el 23 de noviembre de 1917, y publicado tres días más tarde en el diario británico The Manchester Guardian.

El acuerdo es un punto de inflexión en las relaciones entre Occidente y el mundo árabe. Es considerado el origen de los conflictos que han asolado y siguen asolando Oriente Medio.

Más información en:

Estudios de Política Exterior
BBC
Geografía e Historia y Escuela

Suscribirse a Centenario del Acuerdo Sykes-Picot